29 mayo 2016

¿Volvemos a la carga?

¡Buenas noches, queridos lectores!


Hoy me ha dado la nostalgia y entré al blog y ¡wow! ¿Desde febrero que desaparecí de estos lares? Estoy que no lo creo, la verdad. Vale, pues es que he pasado por un montón de cosas que me han hecho frenar todas mis lecturas, que si esto o aquello y va, casi llevo desde esa última entrada que no cojo un libro para leerlo de par a par, ¿pueden creerlo? Justo ahora no tengo trabajo, lo que significa que estoy simplemente en bancarrota para los libros, pero ya, que estoy en selección para un puesto bancario y ando súper emocionada porque podré costearme un par de libros al mes (que los pido por correo ya que tiempo no me quedara para salir a comprarlos). Y, ¿qué les cuento? Ando con planes serios de sentar cabeza, pero de eso les hablaré luego, cuando ya estén más sólidos los planes a futuro.

No quiero aburrirles con mi cháchara insesante así que solo les diré que voy a regresar, sí o sí, que extraño los tags, mi rinconcito acá en la web para descargarme y ser feliz por un rato. ¿Cuándo? Pues bueno, hace unos días comencé a releer Potenkiah (que lo había dejado a la mitad antes y me toca releer que no me pillo nada si retomo donde me quedé), así que ojalá pueda contarles qué me pareció durante esta semana. 

Ah, les cuento que me he quedado sin portátil, otra razón por la que no ando muy activa en la vida cibernética, pero me las apañaré con una app que bajé para el iPhone y ya solo daré formato desde la portátil de mi padre, para que sea el trabajo más sencillo. 



En fin, nos estamos leyendo en estos días, muero por ponerme al día con todos esos blogs que acostumbraba leer y por conocer a más bloggeros. 

¡Les mando un beso enorme!
Prometo no desaparecer de la faz de la tierra otra vez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que llegaste al final de la entrada ¡Anímate a comentar! Tu opinión es muy importante para mí ♥